14 oct. 2009

Desde mi ventana: Una noche sin estrellas.

El reflejo de las luces azules y rojas se colan por las ventanas que dan al oscuro callejón. A lo lejos se escucha el sonido de las sirenas retumbando en el frío y pesado ambiente. Como en una sucia arena romana que clama por sangre, los espectadores se agrupan junto a las barricadas y las señales de no cruzar. Han escuchado los disparos, y ahora buscan los mejores sitios. Ellos saben que es cuestión de esperar, tarde o temprano uno de los dos tipos que entraron al viejo restaurant saldrá en una bolsa plástica.

Los francotiradores se colocan en posición. Sus armas ya están sobre la azotea. Una señal es todo lo que ocupan para acabar con esta triste novela de una vez por todas. El tiempo es nuestro segundo enemigo, el primero al que enfrentamos se pasea por los pasillos de este viejo edificio. Para él no hay prisa. El paso de las horas no merma su espíritu. Los francotiradores solo necesitan un movimiento en falso y podrán regresar tranquilamente a sus hogar, a compartir con sus hijos y sus mujeres. Nuestro antagonista necesita menos que eso. El más mínimo signo de debilidad será el detonante de nuestro infortunio. No podemos darle la dicha de disfrutar esa oportunidad.

Las horas pasan lentamente. Miles de preguntas retumban en las profundidades de nuestro ser. ¿Cuantos tiros han salido de su carabina? ¿Cinco? ¿Seis? Los rastros de sangre empañan nuestras manos y se colan por las vendas que cubren nuestra chaqueta. Es imposible pensar con claridad. El sol se pone sobre nuestro rostro y la duda carcome cada centímetro de nuestra mente. ¿Como saldremos de este lugar?

La realidad nos golpea de frente.
Se han acabado nuestras alternativas. Mi padre tenía razón. Un hombre a quien el mar le corta el paso ha de sacrificar su escape arriesgandose en el acantilado, pero para eso, debe combinar su fuerte deseo de vivir con la despreocupación por un fatídico deceso. Ese es el verdadero valor. Anhelar la vida como el agua, y estar dispuesto a tomar la muerte como el vino. Es la situación a la que nos enfrentamos. Luchar o morir.

Los espectadores tienen razón. Uno de los dos saldrá en una bolsa plástica. No seré yo. Como en toda batalla, quien este dispuesto a entregar su vida es quien la conservara. El tiempo se acaba. Le oigo caminar por los pasillos. Ha llegado nuestro momento. No hay espacio para la duda y los temores. No podemos seguir posponiendo esto. Es hora de acabar con nuestro enemigo interno.

Una sola bala. Un solo disparo. Un único sobreviviente.

P.Vargas
Rincón de un escritor

15 comentarios:

  1. Primero que nada un gusto tenerte en mi casa Pablo, no cabe duda que talento como escritor tienes!

    Mira que me ha encantado: "Anhelar la vida como el agua, y estar dispuesto a tomar la muerte como el vino. Es la situación a la que nos enfrentamos. Luchar o morir."

    Un abrazo y seguimos en contacto :D

    ResponderEliminar
  2. que curioso la frase que le gusto a tu anfitriona es la misma que más se me ha quedado grabada... y la que dice mucho en tan poco, he dado una vuelta rápida a tu blog y esta bastante interesante... un blog para aprender...
    un abrazo Pablo y otro para la linda dueña de este blog
    =D

    ResponderEliminar
  3. tan pocas palabras encierran una gran verdad,buen post un saludo a ti PVargas.

    Y a superKT el festival anterior ya habia pasado por aqui espero estar de visita mas seguido,Saludos!!! Bye

    ResponderEliminar
  4. Me encanto esa frase que las señoritas mencionan, pero deberìa ser tequila no vino, hay que ser màs regionalistas jajaja

    Como el tequila de un trago y sin pensarlo.

    Buen texto como siempre Pablito!

    Mucho gusto SuperKT

    ResponderEliminar
  5. Wowww me encanto tu narrativa...y de ser honesta es la primera vez que te leo pero me volvere asidua a tu blog....saludos

    ResponderEliminar
  6. hace mucho q no pasaba, buen texto master...

    salu2 y pop life...

    ResponderEliminar
  7. @Todas las chicas encantadoras que opinaron x aquí muchas gracias, JLO si, me tienes muy abandonada :(!!!

    Un gusto saludarlas y conocerles gracias a este festival y a seguir mimando a Pablo!!!

    ResponderEliminar
  8. Caray parezco disco rayado... me fascina la forma en que plasmas tus pensamientos, ideas, escritos, todo.Ya no tengo palabras para comentarte, jeje.

    Espectacular post.

    Saludos, bro.

    ResponderEliminar
  9. Que buen post, me gusto mucho el mensaje que queda con el, es claro que el que quiere conservar su vida debe aprender a luchar por ella, debe arriesgarse, entregarlo todo, tratar de cuidar su tiempo pero al mismo tiempo disfrutarlo..

    necesitar a la vida como al agua es lo ideal, y nunca perder ese gusto por contemplar los dias y las noches, y no temerle a la muerte porque como el vino también se puede disfrutar a su manera

    Un saludo para pablo y otro para superKT

    ResponderEliminar
  10. Pablo, no recuerdo si es la primera vez que te leo, creo que no, y realmente tienes mucho talento, muchas felicidades por tu relato.

    ResponderEliminar
  11. Esa frase, igual, es genuina. Agua y vino, vida y muerte. Me gustó.

    ResponderEliminar
  12. Hola amigos! Primero que nada quiero agradecer profundamente a Superkt por recibirme con los brazos abiertos y facilitarme todo para poder escribir este post. Ha sido un gusto conocerte señorita, seguiremos en contacto.

    A los que nos han leído tan bien quiero agradecerles por sus comentarios, ha sido un verdadero placer leerles.

    Anna: El gusto es mío señorita, es curioso como no sentimos identificados con las letras, será un placer recibirte siempre, nos seguimos leyendo!

    Ely: Muchas gracias señorita por dejar tu huella, nos seguiremos leyendo, un abrazo!

    Penny: Gracias señorita por seguirnos hasta acá, me alegra que te haya gustado, y así es amiga, la frase la adaptamos como más nos suene, cuidate, un abrazo!

    Clau: Será un placer recibirte cada vez que puedas, gracias por tu coment, saludos!

    JLo: Gracias, igual para vos ;-)

    Belo: Cualquier comentario viniendo de ti compañero, será siempre bien recibido, muchas gracias por seguirnos hasta acá. Un abrazo!

    Socias: Para mi lo más importante siempre será que se lleven el msj que se quiere transmitir, como lo dije una vez, si con una palabra podemos dar aliento, nuestra vida no será en vano, cuidate, un abrazo!

    Abeja: Gracias por pasarte, gracias por comentar, será un gusto seguir en contacto, saludos!

    Lumpenpo: El gusto es mío compañero, me alegra que te haya gustado el texto.

    Nuevamente gracias a todos por sus comentarios, tenemos que luchar hasta el final, sobre todo cuando la batalla se libra en nuestro interior... Feliz fin de semana, nos seguimos leyendo, un abrazo!

    ResponderEliminar
  13. Gracias a mi mamá que me dio la vida
    Gracias a mi papá que tambien le metio candela
    Gracias a SuperKT que me dejo leer su post
    Gracias a Pablo porque no dejo que Pedro posteara

    Gracias a mi, por ser tan mamila

    Jejeje perdon, espero no se enoje P.V. C

    Ya dentro del post, me sonó a pelicula de acción, pero me agradó un buen "beber la vida como como??? ah si ya! Anhelar la vida como el agua, y estar dispuesto a tomar la muerte como el vino! y ole y ole! a la madrid!! digo Viva México

    ResponderEliminar
  14. muy buen post Pablo , me gustan las historias que narran un segundo que dura más que la eternidad.

    ResponderEliminar
  15. @SOLARES: de nanquiou sols de nanquiou :D

    ResponderEliminar

NO necesitas registrarte para comentar

Debráyate conmigo!
superKT